Wednesday, June 21, 2006

En memoria de una niña que no conocí

Nunca supe tu nombre, pero siempre te ví visitando a tu amiga del alma, tu hermana, tu carnal, ayudándola y apoyándola en el reducido local de perfumes donde trabaja.
Siempre andabas con una coqueta sonrisa en los labios y una sensual mirada que podía conquistar hasta el más frío de los corazones, y que invitaba a vivir el mundo...
Irradiabas alegría y ternura, esa tremenda mezcla de hormonas bullantes de la adolescencia con la inocencia y candidez de la niñez que aún no se ha perdido del todo.
Sin embargo, hace una semana que tu jovial rutina cambió, pues un infame ataque de epilepsia te postró y te llevó al oscuro reino del coma, donde las almas quedan supendidas por tiempos inertes.
A veces cortos, a veces eternos, nadie sabe como termina esa cruel y natural animación suspendida.
Por desgracia, tu belleza y juventud se fueron junto a tu pequeña y corta vida, sumando una alma más que se va sin dolor físico, pero acarreando la angustia y la pena que tus padres, amigos, y en especial tu hermana del alma, provocó tu abrupto final.
Sin haberte conocido, la pena se cierne sobre mí, pues veo como el destino cruel se lleva vidas que ni siquiera han empezado, sin conocer los misterios que guarda y que revela a su lento caminar, mientras que aún permanecemos algunos que no deberíamos estar aquí, ni en ningún otro lugar del universo; nuestra ominosa y terrible presencia en este plano solo nos augura presenciar más partidas, más pérdidas de vidas que aún no empiezan a ser vividas, y menbos disfrutadas.
La culpa me hiere y me ahoga por desear morir el mismo día que tú, pero te queda un consuelo, uno enorme: tu verás la luz que ninguno de nosotros verá el día de nuestro fin.
Descansa en paz, pequeña desconocida...


Santiago de Chile, 21 de Junio de 2006.

Saturday, June 17, 2006

Paradise Lost en Chile (nota inédita)

La historia de como llegué a este recital es un tanto extraña, pero la iré contando a modo de capítulos, pues cuando narro algo, me gusta que lo contado sea entendido a cabalidad, y no a medias.

Por tanto, y como introducción a esta historia, quisiera compartir con ustedes una nota periodística que, si bien la ofrecí a varios medios, no se interesaron mayormente en ella, tal vez porque aún vivimos en una sociedad tan prejuiciosa como la chilena, donde lo artísticamente alternativo es declarado inexistente, a menos que cause risa...

Bien, sin mas latas ni lloriqueos, aquí va mi nota.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Paradise Lost en Chile

Recuperando el paraíso perdido

  • Tras una prolongada ausencia de 11 años de los escenarios chilenos, la mítica banda inglesa ratificó el por qué es una de las bandas seminales del “doom metal” , y por qué su música sigue siendo admirada y escuchada en la actualidad.


Los británicos no conservaban muy buenos recuerdos de su última actuación en Chile, pues el público asistente al Monster of Rock de 1995 literalmente los bañó a escupitajos en señal de “afecto”, demostración que molestó de sobremanera a la banda que se ausentó por 11 años de los escenarios chilenos.

Dichas manifestaciones de “cariño” también disgustaron a sus coterraneos de Iron Maiden en su primera visita al país en 1996, cuando se presentaron en el entonces Teatro Monumental con Blaze Bayley en las voces.

No obstante, los ánimos y el público asistente a la Discotheque Blondie el pasado sábado 10 de junio eran muy distintos.

En efecto, el evento que en principio se realizaría el 27 de mayo pasado y que fue pospuesto por problemas de agenda de la banda, agregaba un plus a que los ingleses presentarían su nueva placa intitulada simplemente como “Paradise Lost”, su albúm homónimo que reafirma su regreso a las lides metálicas que tantos admiradores cosechó en 17 años de carrera, y dejando en el pasado sus trabajos electrónicos para la multinacional EMI.

Así, con una gran heterogeneidad de público (góticos, punks, y la amplia gama de seguidores del metal), las puertas del recinto se abrieron con casi una hora de retraso, debido a problemas técnicos de última hora, enfervorizando a un público que anhelaba ver a las leyendas “doomers” finalmente en vivo en Chile.

Cerca de las 10 de la noche, la banda conformada por Nick Holmes, Gregor Mackintosh, Aaron Aedi, Stephen Edmondson y Matt Singer (nuevo baterista) salieron al escenario de Discotheque Blondie, recibiendo una impresionante ovación por parte de la audiencia, quienes corearon buena parte de las canciones interpretadas de sus últimos trabajos (particularmente del antecesor de la placa presentada, “Symbol of Life”), y emocionándose hasta las lágrimas con verdaderos himnos como Hallowed Land, The True Belief , No Celebration, Erased o Say Just Words.

Finalmente los británicos, tras una actuación de casi hora y media de duración, se despidieron del público chileno pidiendo las disculpas del caso, puesto que el último tema a ser tocado por la banda (“The Last Time”), no podría ser interpretado por problemas de disponibilidad de tiempo con el recinto (en momentos más daría inicio una nueva versión de las “Fiestas Kitsch” de la mencionda discotheque), dejando a muchos con una una sonrisa de satisfacción al ver que los ingleses han actualizado su sonido sin perder su calidad, carisma o fuerza interpretativa.

Posteriormente, y tras bambalinas, los integrantes de Paradise Lost se mostraron altamente satisfechos con el sonido, la producción general del evento, y por sobre todo, el comportamiento del público.

Al respecto, su vocalista Nick Holmes agradeció y valoró muchísmo el respeto demostrado por la audiencia chilena, que “enfocó de mayor y mejor forma su afecto para con la banda”.

Además, adelantaron que ya están trabajando en un nuevo material que será editado durante el primer trimestre de 2007, y prometieron una más que segura próxima nueva visita a tierras chilenas para presentarlo, pues confidenciaron que "hacía mucho años que ningún público los había hecho sentir como en casa".



Initium

Todo inicio, en cualquier ámbito de la vida, implica un sacrificio...
El mío es entregar mis experiencias de vida y compartirlas con ustedes, cibernautas curiosos que buscan algo más allá que lo evidente.
Así, y en lo sucesivo, iré entregando cuentos, notas periodísticas y relatos de mi vida, que considero interesantes e incluso divertidos, y que más de una sonrisa puede arrancarles en este mundo tan triste.

Sean todos bienvenidos!!!

Hermes Thowt